Llegó el día, partiste, adiós te digo,

llora mi corazón, lloran mis ojos

y ante esta fosa vil caigo de hinojos,

pues sería feliz de irme contigo.

♣️

Nada más cruel que enterrar a un amigo,

sacramentar con llanto los rastrojos

que darán, con ternura, a sus despojos,

amparo eterno, protección y abrigo.

♣️

Nos veremos, jamón, en la otra vida,

que hoy más que ningún día en ella espero,

por más que quede mi alma desvalida.

♣️

Pues por fúnebre ajuar yo solo quiero,

que en mi ataúd, antes de la partida,

me pongan un cuchillo jamonero.

Related posts:

Armando Barcelona Bonilla

Armando Barcelona Bonilla Poemario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *