Bésame mucho

El beso. No hay disciplina artística más besucona que la literaria. En casi todas las historias hay besos para aburrir y son de todos los tamaños, intención y colores. Para grande por su dimensión, sin ir más lejos, el de Rodin, que inmortalizó en piedra el ósculo prohibido de Paolo Malatesta y Francesca da Rimini,…

Read more