Besos al agua

Querida Rosario. Ya te habrás dado cuenta de que hay seca en el pantano. Asoma de la iglesia el campanario, huérfano de dioses y de bronces. Las terrazas del olivar, yermas, estériles, espejean sus lodos a la luz del día y por las eras altas, la osamenta del caserío se deja ver como un triste…

Read more